Ultimas Noticias
recent

Bélgica quiere convertirse en la nueva 'Roja' que mande en el fútbol mundial


Pocas selecciones llegaron a Brasil con tantas expectativas a su alrededor como Bélgica. Los nuevos 'Diablos Rojos' completaron una fase de clasificación casi perfecta (ocho victorias y un empate) y durante los últimos años han conseguido reunir un grupo de jugadores que son la envidia de cualquier selección: son jóvenes, tienen calidad y juegan en los mejores ligas de Europa. Antes del comienzo del Mundial, la cotización del equipo belga ya era de las mayores de las 32 selecciones. Ahora, tras eliminar a Estados Unidos y meterse en cuartos de final por primera vez desde 1986, el precio de sus jugadores subirá aún más.

La última vez que Bélgica pisó rondas tan avanzadas, España se cruzó en su camino. Fue en un partido de infusto recuerdo por el penalti de Eloy Olalla. Desde entonces, una decepción tras otra para el fútbol belga, que ni siqiuera superó la primera fase en la Eurocopa que organizó junto a Holanda en el año 2000. Desde entonces, solo el Mundial del 2002 acogió a los belgas. La generación de los Jean-Marie Pfaff, Scifo o Ceulemans era ya un recuerdo lejano.

El año 2002 marcó un antes y un después. El responsable fue Michel Sablon, director deportivo de la federación. Y las consecuencias de sus ideas las estamos viendo ahora mismo en Brasil. Se fijó en otros países europeos y estableció pautas para los clubes, las selecciones, entrenadores y jugadores. Estableció el 4-3-3 como esquema básico y grabó miles de partidos por todo el país par analizarlos. A toda esa revolución se sumó el efecto de la inmigración en el Bélgica, una huella que puede verse en la selección.

Los frutos no llegaron de inmediato, pero poco a poco Bélgica fue escalando posiciones, primero en categorías inferiores y luego con la absoluta. En la selección que quedó cuarta en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 ya estaban Kompany, Vermaelen, Fellaini, Mirallas, Vanden Borre o Dembélé, todos presentes en este Mundial. A pesar de su juventud, solo Fellaini jugaba en Bélgica por aquel entonces. Los otros cinco ya habían emigrado a ligas más potentes, una tendencia que se ha reforzado en los últimos años.
De los 23 jugadores convocados por Marc Wilmots para Brasil, solo tres juegan en Bélgica. Once lo hacen en la Premier League, dos en España, dos en Alemania, dos en Rusia, uno en Italia, uno en Francia y uno en Portugal. Los jugadores belgas están de moda, y los precios pagados por sus traspasos así lo demuestran. Hace dos veranos, el Chelsea pagó al Lille cerca de 40 millones de euros por Eden Hazard, por el que el PSG está dispuesto a pagar ahora 75 millones, aunque es improbable que salga de Londres. En el Lille juega Divock Origi, joven delantero de 19 años que metió el gol de la victoria ante Rusia en la segunda jornada. Ya se han interesado por él el Liverpool y el Arsenal. Precisamente Origi dejó en el banquillo a Lukaku, uno de los delanteros jóvenes más cotizados de Europa, sobre todo tras el fichaje de Diego Costa por el Chelsea, que fichó al belga por 15 millones en el 2011. Por delante de ellos dos está Christian Benteke, delantero del Aston Villa que fue titular durante la fase de clasificación y sufrió una lesión que le impidió jugar el mundial.

La lista de grandes cifras es amplia: el United pagó 33 millones de euros por Fellaini; el Zenit, 42 por Witsel; el Wolfsburgo, 20 por De Bruyne... Por no hablar de lo que vale Thibaut Courtois, que las tres últimas temporadas ha sido clave en el Atlético de Madrid, Kompany, capitán del Manchester City o del jovencísimo Adnan Januzaj, la perla a la que se agarran los aficionados del Manchester United para olvidar una última temporada desastrosa.

Seal cuál sea el resultado del Mundial ed Brasil, el fútbol belga tiene un gran futuro. Con 26 años de media, Bélgica es la selección más joven de las ocho que jugarán los cuartos de final. El sábado a las 18 horas, en Brasilia, tendrá a Argentina, la selección más veterana del mundial.


Jaime Mamani Mendoza

Jaime Mamani Mendoza

Con la tecnología de Blogger.